Posts Tagged ‘El Pais’

Entrevista de Tono Calleja a Jose Manuel Otero publicada en el diario "El Pais"

sábado, 17 diciembre, 2011

José Manuel Otero Lastres ha sido reconocido como el mejor abogado de España en materia de propiedad intelectual por la prestigiosa revista de Derecho de Estados Unidos Best Lawyers. En esta entrevista Otero Lastres, de origen gallego, y que es catedrático de las Universidades de Alcalá de Henares y de Santiago de Compostela, hace un repaso de la actualidad política y económica, destacando su visión de la crisis. También se refiere a su auténtica pasión: el Real Madrid, club del que forma parte de su junta directiva. Asimismo, recuerda su etapa de profesor de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, a quienes califica como “activista político estudiantil” y “fenómeno”, respectivamente.

Pregunta. La principal publicación de Derecho de Estados Unidos le ha reconocido como el mejor abogado de propiedad intelectual. ¿Cómo ha asumido este reconocimiento?

Respuesta. La revista Best Lawyers hace encuestas con los abogados y los grandes clientes. Y así selecciona en cada especialidad a los abogados de cada país. Este año han tenido la iniciativa de elegir al mejor abogado en cada especialidad. A mí me mandaron un correo electrónico al que no di ninguna importancia. Se lo pasé a mi hija, y me llevé una gran sorpresa cuando me dijo que me habían nombrado abogado del año en materia de propiedad industrial e intelectual. El valor que tiene este premio es que te eligen tus colegas, es como los premios Goya en el cine.

P. ¿Recientemente se ha discutido el reglamento de la ley Sinde? ¿qué le parece?

R. Yo creo que el próximo gobierno del PP la va a cambiar. Esta ley está muy recomendada en sus líneas generales por la Unión Europea y con presiones de Estados Unidos. Estamos en un momento crítico, pero creo que habrá una solución de compromiso. El creador necesita recursos para seguir creando. Yo creo que los contenidos tienen que pagarse, aunque con una rebaja en el precio. Hay que abaratar el precio para hacerlo atractivo y acostumbrar a la gente a que pague por los bienes culturales.

P. ¿La banca es la culpable de la crisis?

R. La banca tiene dueños, que son los accionistas; tiene unos gestores, que a veces no son accionistas; y también están los clientes. Hay que verla de forma global. Los accionistas pintan poco, los gestores mucho y los clientes bastante. La banca ha estado mal gestionada. Con los tipos de interés bajos, había muy poco margen para hacer dinero. Por eso la banca ha tenido que crecer a través de la expansión. Había que dar hipotecas a todo el mundo. Sobrevalorar los pisos. ¿Tu piso vale 100? Yo te doy 120, y además, cambias de coche, te compras los muebles y te vas de vacaciones al Caribe. Lo que ha pasado es que no se ha seleccionado la calidad del deudor, que ahora no tiene para devolver. La culpa de los bancos es más de los gestores que de los accionistas y de los clientes. Pero además en España el crecimiento se hizo a base de la construcción. Los especuladores construyeron más de los que se necesitaban. Y ahora por cada inmueble que el banco tiene retenido tiene que hacer una provisión, con lo cual hay mucho dinero retenido por culpa de los inmuebles. Por eso se habla tanto de crear un banco malo. Pasas al banco malo todos los inmuebles y liberas provisiones. Y las provisiones hacen circular el dinero. Hay muchas empresas españolas que son solventes, pero que no pueden pagar a sus deudores porque no le pagan a ellos. Es un efecto dominó.

P. ¿Cuál cree que ha sido el papel del Banco de España?

R. El Banco de España no ha sido muy riguroso. Ha tolerado mucho a las entidades de crédito. Tenía que haber actuado con mucha más dureza, y no lo hizo. El negocio inmobiliario cuando estaba en su punto culminante era un negocio fácil. Prestaban a un interés bueno y te devolvían. El problema es cuando no se pueden devolver los créditos.

P. ¿Sería conveniente un nuevo rescate para la banca? Hay gente que se queja de que siempre se rescata a la banca y nunca a un ciudadano que no puede pagar la hipoteca…

R. Estos temas son muy sensibles. Porque a la opinión pública le irrita este apoyo. Pero si tú eres el que tiene que decidir no hay más remedio que rescatarles, porque como caiga el sistema financiero de un país se puede armar una revolución. Si a la banca le dan este dinero es que para que tú, con tu tarjeta, puedas pagar o simplemente comprar el pan o comer. Si no hay un rescate a la banca el dinero deja de circular. La gente no tendrá para comprar y para comer. Sería terrorífico. Pero la ayuda no puede ser gratis. Y por eso el dinero no se le ha dado, sino que se le ha prestado a un buen interés.

P. Pero al final el sistema español de cajas ha saltado por los aires…

R. Sí. Primero ha fallado la supervisión del Banco de España. Pero estoy seguro de que inspeccionaba las cajas. El problema es que hubo una concentración enorme del riesgo en el sector inmobiliario y esto no se paró. Y el dinero está en los edificios. Y mientras estas viviendas las tengan los bancos los precios no bajarán. Hay que ceder los activos tóxicos a un banco malo. Y así bajarán. Es como con un cesto de manzanas, que si tienes una podrida puede afectar a las demás. A la manzana podrida hay que sacarla y tirarla al basurero […]. La circulación del crédito bancario es clave. Lo harán Mariano Rajoy y sus técnicos, téngalo por seguro. ¿Cómo? No ha de ser una idea ajena al banco malo que libere provisiones para que vaya al crédito bancario. También es necesaria una nueva asistencia a la banca con millones o billones de euros y de dólares. Si no el país se va al garete. ¿Parece injusto, verdad, que haya que darle tanto dinero a los bancos?, pero de la financiación bancaria vive toda la sociedad.

P. Así cualquiera es banquero. Si lo hago bien, lo hago bien, y si lo hago mal, me rescatan….

R. Ese es el otro aspecto. Tiene toda la razón. No pueden salir de rositas. ¿Pero quién les tiene que pedir responsabilidad? Sus accionistas. Cientos de miles de inversores en bolsa que no están organizados. Por tanto no se les exige ninguna responsabilidad…

P. ¿Pero en el caso de las cajas?

R. Mucho peor, porque su titularidad es muy extraña. Unas veces dependen de los ayuntamientos, otras de sociedades o instituciones religiosas etc. Ahí sí que no hay exigencia de responsabilidad. Hay supuestos de responsabilidad, pero no hay nadie en el juzgado que les exija su responsabilidad.

P. ¿Habría que reformar el Código Penal para erradicar a los empresarios piratas?

R. El problema no es de regulación, sino de las personas. El Derecho siempre va por detrás de la vida. El problema es que estamos perdiendo la escala de valores ética. Es un tema de convivencia pacífica. Hay mucho sinvergüenza. Y más en el ámbito político que en ningún otro. Están saliendo en los últimos tiempos a la luz pública casos de corrupción de verdaderos saqueos de las cuentas públicas, del dinero de todos. Lo público es sagrado. Es intolerable.

P. Usted fue profesor de José Luis Rodríguez Zapatero y de Mariano Rajoy. ¿Cómo son?, ¿cuál fue mejor alumno?

R. A Rajoy lo tuve como alumno en la Universidad de Santiago de Compostela dos cursos. Mercantil I y Mercantil II. En 1975-1976 y en 1976-1977. Fíjese que fue en el periodo de la muerte de Franco y en el periodo de elaboración de la Constitución. En cambio, a José Luis Rodríguez Zapatero le doy clase en 1981-1982, años en los que voy a León de catedrático de Derecho Mercantil. Me eligen decano, y él es el delegado de los alumnos de la Facultad. Estudia conmigo Derecho Mercantil II, que se imparte en el 5º curso, en el que acaba la carrera. Es el año del golpe de Estado. Por eso el periodo en el que coincido con los dos es muy distinto. En el de Mariano Rajoy había un gran ansia de libertad política. Todos los estudiantes, yo creo que el 99%, eran demócratas. Queríamos libertad. Pero no había mucho activismo político, porque en esos años estaba en manos del PCE y de los partidos más a la izquierda del Partido Comunista. Y claro, ahí ni Mariano Rajoy ni yo estábamos. Yo estaba estudiando y preparándome para ser catedrático. La época de Zapatero fue distinta por la eclosión del Partido Socialista, que gana en octubre de 1982, y ya se veía, que UCD había fracasado y estaba en descomposición. Y José Luis destaca en ese momento como un joven socialista que tiene peso en la Facultad como líder estudiantil.

P. Entonces Zapatero ya era conocido… ¿y Mariano Rajoy?

R. Rajoy era conocido como gran estudiante. Mariano tenía mucho prestigio entre los compañeros como un estudiante de matrícula de honor. Era uno de los tres fenómenos que había en su curso. José Luis no destacaba por ser un estudiante de matrícula de honor, aunque yo le di sobresaliente, pero destacaba por su implicación política. Era un activista político desde las filas del PSOE, porque en aquel entonces el PSOE ya había sacado la cabeza.

P. ¿Y qué nota le puso a Mariano Rajoy?

R. Matrícula de Honor. A Rajoy matrícula de honor y a José Luis sobresaliente. La diferencia está en que a Mariano casi todos le daban matrícula de honor y a José Luis no todos le daban Sobresaliente. Esa era un poco la tendencia.

P. ¿Ha tenido contacto con ellos después?

R. Con José Luis más. Porque tuve un trato más personal. He mantenido el contacto con él, sobre todo a través de los correos electrónicos. Me presentó en el año 2006 un libro de relatos breves que se llama ‘Las Nubes pueden ser gemelas’. Fue en el Círculo de Bellas Artes siendo entonces un presidente del Gobierno muy aclamado, pues tuvo la deferencia con su profesor, que no era literato, de presentarme ese libro. Y recientemente me impuso la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort en La Moncloa, ha sido la única persona a la que le ha impuesto esta condecoración en La Moncloa por razones de estima personal.

P. ¿Y nunca le preguntó cómo era Rajoy?

R. ¿Él? No, no, no. Nunca me preguntó nada de Rajoy.

P. ¿Y Rajoy de Zapatero?

R. Tampoco. Jamás.

P. Yo lo hubiese hecho, por simple curiosidad…

R. Yo creo que ya saben cómo son cada uno. No hacía falta que yo se lo dijera. La política que vemos nosotros es una especia de teatro. Hay una dimensión teatral en el mundo de la política. Se pegan duro. Es como un juicio. El Derecho y la política son parecidos, porque en ambos reina la dialéctica. Pero hay una diferencia. En el Derecho hay dialéctica con rigor, pero la política no tiene límites. Puedes mentir todo lo que quieras. En el Derecho no puedes mentir.

P. Usted es conocedor de los aspectos jurídicos de las marcas, ¿cómo va la marca Real Madrid?

R. La marca Real Madrid es la mejor del mundo. Es la marca más conocida en el mundo y la que tiene más seguidores. Representa unos valores, no solo deportivos, sino también valores humanos. Por ejemplo la labor que está haciendo la Fundación Real Madrid en todo el mundo es muy desconocida. Está haciendo partidos en las cárcel y programas con las chicas anorexias y sacado a los niños de las calles en países hispanoamericanos. Es un orgullo sentirse del Real Madrid.

P. ¿Por qué ha explotado el antimadridismo en España?

R. Yo creo que tiene algo que ver con la política. Estamos en una época de predominio de los nacionalismos, que han vendido la idea de que el Real Madrid es el centralismo. Esto está creando un clima de hostilidad frente al Real Madrid como representante del centralismo. Pero es pasajero, porque llegaremos a la conclusión de que no podemos salir de donde estamos si no lo hacemos juntos.

P. ¿José Mourinho ha ayudado o perjudicado a la marca Real Madrid?

R. Ha sido estupendo. Mourinho es un entrenador de primerísimo nivel. Primero porque es una persona muy inteligente que ha aplicado su grado de inteligencia al mundo del fútbol. Y se mueve en este deporte con mucho conocimiento del medio. Y segundo, Mourinho es una persona que como todos es indivisible. Todos tenemos virtudes y defectos. El problema está cuando pesan más tus defectos que tus virtudes. Pero en el caso de Mourinho sus virtudes deportivas sobrepasan con mucho los posibles defectos que puede tener. Ha hecho un equipazo de fútbol en dos años y el Real Madrid está jugando como nunca. Mourinho venía de Inglaterra, que no es una sociedad tan hipócrita como la española, que somos hipócritas y envidiosos. Entonces un hombre que es sincero y que no es falso modesto lo demonizamos, lo satanizamos. Y además, es una persona excelente para la prensa, porque da muchas noticias, pero ahora ya no. Ha conocido España y su inteligencia la demuestra en como se está apartando ahora del foco, porque ha comprendido que España tiene los defectos de la envidia y de la hipocresía.