Si uno es de donde descansan sus muertos, entonces yo soy sin duda de aquí

 La voz de Galicia

El vínculo sentimental con Cee le viene a Otero Lastres de parte de su madre. Hasta que ella falleció, en el 2000, aun iba a la localidad de la Costa da Morte con cierta frecuencia. Ahora lo hace menos, pero sus orígenes los tiene bien claros.

«Mi madre, mi abuelo, mis tíos están enterrados aquí, si uno es de donde están sus muertos, entonces yo soy sin duda de aquí», dice.

Es un ceense orgulloso y convencido, y tanto él como su amigo, procurador en Madrid, Argimiro Vázquez Guillén, de la misma procedencia, cuenta, muestran sus orígenes con orgullo. «Es un pueblo tan generoso que hasta prestó sus siglas a la Comunidad Económica Europea y nunca cobró nada por ello», bromea.

Ahora regresa con menos frecuencia. Su familia ya no tiene casa en la localidad y, confiesa, «cuando uno se casa acaba pasando más tiempo allá de dónde es la familia de su mujer». Veranea desde hace años en Mera y allí, seguro, sigue recordando sus orígenes.

Deja un comentario