El coste por habitante de cada funcionario público

La Voz de Galicia
Domingo, 1 de noviembre de 2009

Es muy probable que si se hiciese una encuesta a nivel nacional sobre los funcionarios públicos y su coste, la gran mayoría respondería que en España sobran muchos y que nos cuestan demasiado. En ambas respuestas, debidas más a la intuición que al verdadero conocimiento de los datos reales, influiría el hecho de la compleja –y aparentemente repetitiva- estructura organizativa de la administración pública en tres niveles: estatal, autonómica y local.

En fecha reciente, se ha publicado un interesantísimo estudio de la EAE Business School, titulado “El coste de la Administración Pública en España”, que contiene unos datos que hablan por sí solos. Así, el crecimiento porcentual del gasto público total por habitante en funcionarios, durante el período 2000-2008, fue en la Unión Europea del 36,2%, en Alemania del 17,7% y en España del 58,7%. En nuestro país, el crecimiento del gasto público por habitante se disparó en las administraciones autonómica y local, ascendiendo, respectivamente, a un 103,6% y un 63,2%, mientras que el de la administración estatal aumentó menos, un 17,9%. Si expresamos estos datos en euros, las cifras son muy elocuentes: el total del gasto público por cada español en sus funcionarios pasó de 6.123 € en el año 2000 a 9.720 € en 2008; y desglosado por administraciones, creció en la estatal de 3.179 € a 3.748 €; en la autonómica de 1.842 € a 3.750 € y en la local de 935 € a 1.526 €.

El mismo Informe ofrece datos sobre el crecimiento del gasto público a nivel autonómico desde 2002 a 2009. La Comunidad Autónoma en la que más creció el gasto total fue la de Madrid, un 159%, siendo Galicia la de menor crecimiento, el 64%. Si del gasto total separamos entre el de personal y el de inversiones, en Madrid el crecimiento en gastos de personal fue del 162% y en inversiones el 62%, mientras que en Galicia el gasto de personal creció en un 58% y el de inversiones un 92%. Traducidas estas cifras a euros, el gasto total por habitante en los tres niveles de la administración es en Madrid 8.898,8 € mientras que en Galicia asciende a 9.405,7 €; el de personal en Madrid es de 2.038,3 € y en Galicia 2.133,3; y en inversiones reales en Madrid es de 639,2 € mientras que en Galicia es de 915,0 €.

Las principales conclusiones del Informe son que el tamaño del sector público ha experimentado un crecimiento desproporcionado durante la última década; que tal crecimiento se ha producido, principalmente, en las administraciones autonómica y local; que hay una evidencia estadística para sostener que existe una relación inversa entre el peso del funcionariado público y la prosperidad económica de las autonomías; y que Galicia no está ni entre las Comunidades Autónomas con mayor coste de la administración pública por habitante (País Vasco, Navarra, Extremadura y Aragón), ni entre las de menor coste (Comunidad Valenciana, Madrid y Murcia).

Lo que antecede sugiere que es inaplazable una profunda reforma de nuestra administración pública, que adelgace su paquidérmica y repetitiva estructura y mejore su eficiencia. Pero para soportar los indudables costes electorales de esta medida no hay otro camino que un gran pacto de Estado.

Deja un comentario